CB

LP

SC

CB

LP

SC
24°C

Las chompas de alpaca, el dulce de los europeos y estadounidenses

por | May 22, 2022

Elías López Fernández

Tras la crisis por la pandemia de la covid-19, las prendas bolivianas tejidas en fibra de alpaca no perdieron su valor y aceptación en el exterior del país, más aún cuando ingresamos en plena época invernal. El “hecho a mano” continúa siendo más cotizado en países de Europa y los Estados Unidos que, luego de la cuarentena y las rígidas medidas restrictivas, nuevamente abren sus mercados a los productos bolivianos.

La amplia diversidad de productos de alpaca y la colección de diseños son la atracción y captan el interés de los clientes extranjeros que valoran y aprecian los productos manufacturados con materia prima orgánica que trae grandes beneficios para salud y el medio ambiente. En las naciones desarrolladas, estos elementos son muy apreciados, porque aportan a la excelencia y exclusividad de los compradores, además de ser un factor de diferenciación.

Para Simón Huanca Apaza, gerente general del emprendimiento en tejidos de alpaca Art-Sol, cuyas tiendas se encuentran en la calle Linares de la ciudad de La Paz, este trabajo significa dar empleo a muchas personas que elaboran productos de exportación para los clientes del extranjero y nacionales, una actividad que para los artesanos es un orgullo. “Nuestros productos se venden en el extranjero como localmente, con calidad y diseños propios”, afirma.

Señala que sus chompas son diseñadas por los mismos artesanos que la producen. “Elaboramos diseños nuevos cada año, especialmente para el invierno lanzamos nuevas colecciones para vender en el extranjero”, sostiene.

Las chompas de alpaca -dice- se venden más en el extranjero, Europa es nuestro principal mercado. Nuestros productos son muy cotizados en Francia, Alemania, Austria, Suiza y también en los Estados Unidos y China, en estos países las prendas de alpaca son bien acogidas y cotizadas.

“Los extranjeros aprecian nuestras chompas, porque son un producto ecológico, no son materias primas plásticas e inorgánicas, entonces es un producto ecológico que aprecia mucho el europeo”, comenta.

El emprendimiento de Huanca, en la actualidad, cuenta con cinco talleres, en cada uno de ellos trabajan entre tres y cinco personas, semanalmente producen alrededor de 200 chompas, lo cual depende mucho de la complejidad del diseño.

Una chompa tejida en fibra de alpaca tiene un costo de 300 bolivianos en el mercado nacional, por la cantidad de lana invertida y la mano de obra, mientras que en el mercado internacional el precio puede incrementarse.

Pedidos de Europa

Las ordenes de exportación para la época de invierno en Europa son recibidas desde enero hasta abril para que esta prendería llegue, aproximadamente, en septiembre, cuando se inicia el período de bajas temperaturas en la eurozona, por ello las prendas de alpaca deben enviarse en agosto, en por eso que los artesanos solo cuentan con cuatro a cinco meses para producir las chompas.

“Vengo realizado esta actividad hace 15 años, antes solo producíamos para la exportación y hace solo cinco años abrimos nuestras tiendas de ventas y exposición de nuestras prendas en la calle Linares de la ciudad de La Paz, donde nuestras chompas de alpaca son apreciadas y adquiridas también por nuestros clientes bolivianos”, asegura.

Los artesanos como Simón Huanca también pertenecen a una organización denominada “Comercio Justo” a nivel internacional, que cada dos años hace auditorías a los talleres de producción para evitar que exista explotación laboral y verificar si trabajan niños. “Solo cuando se tiene constancia de que no existe explotación laboral se da la certificación de ‘Comercio Justo’ y garantizado”, indica.

De acuerdo con el productor, la materia prima les es surtida de los criadores de alpaca del departamento de La Paz y últimamente son adquiridas de las hilanderías Yacana, que son las que producen el hilado y antifibra para la elaboración de las prendas.

Participación en ferias internacionales

“En los últimos años nosotros hemos participado en ferias que se ha realizado en Europa, estuvimos exponiendo nuestras prendas de lana de alpaca en Alemania, en la feria internacional de productos ecológicos y otros. La importancia de estas ferias es que te ayudan a conocer tus productos y a consolidarlo en el mercado internacional; en estos centros de exposición conoces clientes que vienen a comparar en cantidad, miran el diseño y la calidad del producto”, explica.

En su opinión, en Bolivia existe poco apoyo del Gobierno a la producción de las chompas de alpaca, por lo que consideró que falta mucho por hacer al respecto; sin embargo, pese a ello en la actualidad existen seis productores que exportan a nivel internacional. “Había muchos más productores, pero con la anulación del ATPDA para Bolivia, se han cerrado bastantes emprendimientos, por ejemplo, nosotros exportábamos más a Estados Unidos, pero ahora solo podemos exportar en pequeñas cantidades”, afirma.

“Con el cierre del ATPDA nos piden el 20% de aranceles por los productos que deben ingresar a los Estados Unidos y los peruanos nos hacen mucha competencia, no podemos competir con ellos por su producción a mayor escala; asimismo el arancel que se nos impone a la exportación de nuestros productos hace que los precios tiendan a subir y, por lo mismo, se encarece el producto, considerando que la materia prima también tiene sus costos”, manifiesta.

Tenemos interesantes propuestas, agrega, ya que además de chompas, elaboramos sacos para damas y caballeros, chalecos, gorros, guantes y todo en tejido. La ropa que más se pide es de mujer, tenemos una importante propuesta para la exportación en línea.

30 años de experiencia

Huanca es artesano hace más treinta años, “soy migrante del campo, vengo de la provincia Los Andes, comunidad Vilaque, he migrado a la ciudad, ingresé a los talleres como aprendiz y me cultivé en el oficio, después, con la cooperación de la GTZ, aprendí a elaborar diseños de colección. Viajé a Europa, donde me capacite en tendencia del color y como se debe exponer el producto, esta capacitación duro unos cinco años, razón por la cual estuvimos constantemente viajado y proponiendo nuevos diseños”.

Comenta que ve el futuro con mucha esperanza y considera que los artesanos deben invertir en la compra de máquinas industriales para sus talleres de producción, aunque indica que la implementación tecnológica generará pérdida de fuentes labores.

“Con el crecimiento del turismo está mejorado las ventas de nuestros productos y esperamos que con el trascurso del tiempo este rubro de la economía vaya creciendo para mejorar nuestros ingresos que se han visto mermados durante la pandemia del covid-19”, concluye.

Comentarios

EN PORTADA

TABLA DE COTIZACIONES

6.96
Fuente: BCB 11-08-2022

LA FOTO

Retiran cables en desuso en el centro